Hôtel la Chenevière

En plena Normandía

ALGUNOS LUGARES

que no hay que perderse

Bayeux

 

Ubicada a 10 kilómetros de La Chenevière, la ciudad de Bayeux es famosa por su Tapiz del siglo XI, que relata la historia de la conquista de Inglaterra en 1066 por Guillermo I. Además de esta obra admirable, declarada Memoria del Mundo por la UNESCO en 2007, la ciudad cuenta con un extraordinario patrimonio arquitectónico bien conservado.

Su centro urbano histórico medieval contiene casas con entramados de madera, palacios torreados, grandes residencias y elegantes palacetes. No se pierda tampoco la catedral de Notre-Dame, una joya normanda que mezcla arquitectura románica y gótica. Fue precisamente decorar la nave de esta catedral el motivo de que Odón ordenara bordar el famoso Tapiz de Bayeux.

Bayeux alberga también varios memoriales relacionados con la II Guerra Mundial, tres museos, un jardín botánico y un agradable paseo por los bordes del Aure que proporciona una visita original de la ciudad y de su patrimonio.

Las playas del desembarco

 

Desde La Chenevière, podrá salir a descubrir la costa de Bessin. Es allí donde se suceden, una tras otra, las payas del desembarco, un ineludible destino turístico.

En el centro de la zona de desembargo, Arromanches conserva las ruinas del puerto artificial. Algo más lejos, la playa de Omaha (desde Colleville-sur-Mer hasta Saint-Laurent-sur-Mer) está dominada por el cementerio americano. La Punta del Hoc, antes de la playa de Utah, o incluso Sainte-Mère-Église, también forman parte de los escenarios del desembarco de los Aliados del 6 de junio de 1944 en Normandía. Todos albergan un museo o un memorial consagrado a ese gran momento histórico. En ellos, se repasan los acontecimientos del día D, desde su preparación hasta su desarrollo. Encontrará también reunidos allí diversos testimonios del pasado: uniformes y objetos personales, vehículos, cañones, fotografías de archivo, etc.

El hotel puede organizar visitas guiadas a las playas del desembarco en berlina, jeep, buggy o quad.

Le Mont Saint-Michel

 

Mont-Saint-Michel, principal destino turístico de Normandía, tiene bien merecido su sobrenombre de «Maravilla del Occidente». Este grandioso lugar, levantado en el siglo VIII sobre un islote rocoso en pleno centro de una inmensa bahía, es único en su especie. En 2015, recuperó su carácter marítimo, y cuando se producen grandes mareas, se vuelve a convertir en una isla separada del continente. Desde la bahía o desde la cima del Monte, podrá admirar el espectáculo de sus grandes mareas, las mayores de Europa continental.

Cruzar la bahía de Mont-Saint-Michel con un guía experto es, por supuesto, una experiencia que merece la pena vivir antes de conocer el monte y su abadía, uno de los edificios más extraordinarios de la arquitectura religiosa. La abadía y sus dependencias están declaradas monumentos históricos, y en concreto el municipio y la bahía son Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1979.

Mont-Saint-Michel se encuentra a unos 130 kilómetros de La Chenevière.

Honfleur: Los impresionistas

 

Honfleur es una hermosa etapa para detenerse en la Costa Florida. Sus muelles y estanques, la iglesia de Sainte-Catherine, sus antiguas calles y sus casas típicas, la capilla de Notre-Dame, por no mencionar el Faro del Hospital, el astillero naval o el estuario del Sena han sido una fuente de inspiración inagotable para los pintores desde la década de 1820. Especialmente alrededor de Boudin, Jongkind y Monet se formó y estableció una auténtica comunidad artística. De ahí a convertir el pequeño puerto normando en la cuna del Impresionismo solamente hay un paso que a algunos les gustaría dar.

En la actualidad, sigue siendo posible contemplar los lugares representados por los artistas del siglo XIX, sobre todo el Vieux-Bassin, la iglesia o el albergue de Saint-Simon, en las alturas de la ciudad, que era el lugar reunión de todos los pintores, y también de los músicos, poetas, novelistas, etc.

Deauville, Trouville y Cabourg

 

La Costa Florida es el litoral normando del Pays d’Auge bañado por el Canal de la Mancha. Su nombre evoca la risueña campiña del interior, así como los múltiples balnearios que la jalonan.

Deauville, el más famoso, el más elegante, sigue resultando seductor. Su legendario paseo de Les Planches, sus carreras de caballos, su venta de Yearlings en agosto, sus torneos de polo y su Festival de Cine Americano de principios de septiembre atraen a muchos veraneantes.

Trouville-sur-Mer, que linda con Deauville, es un balneario más familiar. Tras los placeres de la playa, disfrute de la animación de su puerto pesquero, saboreando un helado o una copa.

Cabourg debe su fama a las personalidades que ha albergado: la principal, Marcel Proust, cuyo recuerdo impregna el pequeño balneario. Al igual que Trouville, se distingue por su increíble y espléndida paleta arquitectónica. El séptimo arte se da cita allí todos los años con motivo del Festival de Cine y las Jornadas Románticas y Europeas de Cabourg.

Visitas culinarias

 

La tierra normanda le invita a descubrir sus productos. Durante sus escapadas por el interior, no dude en detenerse en las instalaciones de los granjeros y productores. Los manzanos y perales que bordean las carreteras han encontrado en Normandía su tierra favorita. Nutren las sidrerías y destilerías de la región, donde podrá degustar zumo de manzana, sidra, perada, Pommeau o Calvados.

En las llanuras y las bardisas, en las praderas onduladas y verdes, las vacas normandas producen la extraordinaria leche con la que elaboramos los famosos quesos con denominación de origen: el Camembert, el Livarot y el Pont-L’Eveque, y también la nata y mantequilla de Isigny-sur-Mer. Muchas queserías le recibirán encantadas y le explicarán todos sus secretos de fabricación.

En la costa, los productores de ostras ofrecen visitas guiadas a los bancos de ostras, donde se cultivan los famosos ostrones. Incluso podrá acudir a la lonja a comprar pescado capturado esa misma noche.

Algunos jardines de la región

 

Tierra de naturaleza, Calvados cuenta con varios jardines notables, para planificar unas agradables visitas. El Jardín Botánico de Caen, un auténtico museo de las plantas, conserva más de 8.000 especies y alberga un exótico invernadero. Los jardines del Château de Vendeuvre se distinguen por su temática acuífera.

Cerca de Bayeux, los jardines de Castillon y su sucesión de jardines temáticos invitan a deambular. Los jardines del Château de Brécy son un hermoso ejemplo de jardín a la francesa en terraza único en Normandía. En Balleroy, visite el Jardín de Rosas Olvidadas, preferiblemente en junio, para admirar las antiguas rosas normandas.

En los jardines del Pays d’Auge en Cambremer, conozca la arquitectura de Normandía. Considerados una de las joyas de Calvados, los de Mézidon-Canon albergan cartujas y jardines tapiados únicos en Francia. Por último, los jardines del Château de Boutemont, al norte de Lisieux, figuran entre los más hermosos de Calvados.

Algunos palacios que visitar

 

La costa de Bessin le lleva por los pasos de Guillermo el Conquistador: una multitud de granjas fortificadas, abadías, fortalezas medievales y mansiones. Desde el Palacio Ducal de Caen hasta el castillo de Guillermo el Conquistador en Falaise, reviva la epopeya histórica de este héroe local. Sumérjase en la Edad Media, en el castillo de Crèvecœur-en-Auge, donde se celebra todos los años la Semana de Animación Medieval.

En el Manoir de Argouges, un singular conjunto arquitectónico a la vez medieval y renacentista, déjese transportar por el propietario de esta casa solariega a un viaje atemporal para descubrir la milenaria leyenda del Hada de Argouges.

Los entusiastas podrán prolongar este viaje por la historia y la arquitectura, si visitan Balleroy, obra del arquitecto François Mansart, el palacio renacentista de Fontaine-Henry y sus hermosas fachadas esculpidas, y los de Bénouville, Pontécoulant y Vendeuvre, del siglo XVIII.

Por último, para admirar el más normando de los castillos de Calvados, deben dirigirse a Saint-Germain-de-Livet, al sur de Lisieux.

PARA DESCUBRIR

Normandía

Nuestro servicio de conserjería está a su disposición, para que su visita a Normandía sea inolvidable. Podemos organizar y reservar diversas actividades y servicios (precios variables).

Tours privados con guías especializados.

Excursión guiada en helicóptero, con salida desde el hotel

Paseo en globo aerostático

Visitas a las playas del desembarco en jeep, buggy o quad

Puenting

Parapente

Equitación

Excursiones a pie

BTT con cascos y antirrobos

Club de vela

Golf en el famoso Omaha Beach Golf Club

Servicio de limusina o de taxi